¿Qué sentí cuando supe que mi ex marido tenía pareja?

Sentí pavor, tristeza, enojo, coraje, envidia, miedo, ganas de golpear y hacer berrinche, literal como niña, llorar y gritar. Ufff lo recuerdo y se me pone la piel de gallina. Mi mente me decía “¿por qué tan pronto?” había pasado ya más de un año… para mí no era tiempo suficiente. Mi mente me decía “¡no es posible! ¿tan poco me quería? ¿tan rápido me olvidó?”… mi mente generaba pensamientos y no paraba, además, todos catastróficos y desde el drama. En ese momento no era capaz de ver lo que hoy puedo ver. En el momento en que lo sospeché y le pregunté, de manera muy casual, y confirmó mi sospecha, comencé a actuar desde la emoción, desde mi niña herida. Recuerdo que ese día planeábamos la fiesta de una de mis hijas, en total armonía, ambos juntamos esfuerzos para organizar todo, pero al terminar ese día de comprar y arreglar lo que faltaba, yo pregunté y así fue como terminó el día, con una serie de comentarios desde la emoción. Era de noche, él se fue a su casa, dejamos de conversar porque las emociones subían y la inteligencia bajaba, así que él terminó la conversación, lo recuerdo, y se fue. Así como cerró la puerta de mi casa yo rompí en llanto. Mis hijas ya estaban dormidas, así que me encerré en el baño de mi recámara a llorar, a gritar, a moquear, a sacar toda la emoción que me trajo tocar con esa realidad. Definitivamente no me la esperaba y el factor sorpresa quizá tuvo que ver, aunque en realidad era un paso que iba a suceder, tarde o temprano. Recuerdo que me desahogué con mi terapeuta y poco a poco fui aceptando esa realidad que aunque yo estuviera que entre él y yo ya todo se había terminado, mi ego estaba verdaderamente afectado.

Mi mente me decía que él debió decírmelo antes de que yo preguntara. Mi mente me decía que era pronto, Mi mente me decía que iba a haber problemas con los acuerdos que tenían que ver con nuestras hijas. Mi mente no paraba.

Sin comentarios

Deja tu comentario